El Gobierno concede a Navantia el sello de registro de huella de carbono por tercer año consecutivo

| 19/01/2022

 

Navantia ha superado satisfactoriamente la verificación externa de Bureau Veritas de la huella de carbono en todas sus instalaciones correspondiente al año 2020. Esta verificación establece que la actividad de Navantia supuso en 2020 la emisión de 8.702,33 toneladas de CO2, lo que representa una reducción del 37% con respecto al año anterior, en el que Navantia emitió 13.838,8 toneladas de CO2. Este cálculo y su verificación externa demuestran el compromiso de Navantia en lucha contra el cambio climático.

El pasado diciembre nuestra empresa estableció las líneas de su estrategia de sostenibilidad para 2022 que incluye, en su política medioambiental, el cálculo, verificación y registro anual de la huella de carbono de la organización. Además, se está elaborando un plan de descarbonización que establecerá los objetivos de reducción de emisiones y las iniciativas de compensación de las mismas, dando prioridad a actuaciones encaminadas a la conservación de ecosistemas próximos a nuestras instalaciones. 

Por otro lado, y gracias a esta verificación externa de las emisiones de efecto invernadero, el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) ha resuelto positivamente la solicitud de Navantia de inscripción de la huella de carbono de 2020 (HdC 2020) en el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono. Se trata de un registro nacional, de carácter voluntario, creado a partir del Real Decreto 163/2014, de 14 de marzo por el MITERD, cuyo objetivo es fomentar el cálculo y reducción de la huella de carbono de las organizaciones españolas, así como promover los proyectos que mejoren la capacidad sumidero de España. Navantia está inscribiendo anualmente nuestra huella de carbono desde el año 2018. Ello da derecho al uso de un sello otorgado por el Ministerio.

La huella de carbono es la cantidad de emisiones totales de gases de efecto invernadero liberadas a la atmósfera. Como parte del sistema de gestión ambiental basado en la norma UNE-EN ISO 14001:2015, se integraron los requisitos derivados de la norma ISO 14064, calculando y verificando las emisiones de gases de efecto invernadero con la finalidad de que, una vez cuantificadas, puedan reducirse.  Esta norma permite conocer y controlar las emisiones de las organizaciones y sus productos, mejorar su competitividad, así como incrementar la transparencia ante terceros. Navantia se ha fijado la lucha contra el cambio climático como uno de sus objetivos, y por ello ha establecido como uno de los objetivos  prioritarios el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 13 denominado Acción contra el Clima.